Leoni: “Estamos debatiendo dos proyectos ideológicos distintos”

Dice que es necesario fortalecer el modelo sustentado por el gobierno nacional, frente a las propuestas que apuntan a “volver al pasado”. Fortalecer al Estado y preservar la cultura del trabajo. Las deudas pendientes.

“La discusión entre el gobierno y la Mesa de Enlace fracasó y no resolvió la situación de los pequeños y medianos productores. Tenemos que resolver cómo volcamos recursos de las actividades que no generan empleo a las que sí lo hacen”.



Diario El Litoral - 13/06/2009
Por Emerio Agretti
politica@ellitoral.com


Se define por su pertenencia al “mundo del trabajo”, cuya cultura quiere reestablecer en el país, por contraposición a la lógica de mercado de los últimos años y por oposición a quienes pretenden restaurar ese modelo. Por lo mismo, reivindica lo hecho por el kirchnerismo como una traslación de los principios básicos del peronismo, aunque reconoce algunas “deudas”. Ex secretario de Municipios y Comunas de Kirchner y titular de la Festram, dice que no quiere ir al Senado para hacer de escribano, sino para consolidar un proyecto.


—Habida cuenta de las fricciones y enfrentamientos que se han dado entre algunos sectores de la sociedad y el gobierno. ¿Esta vez le toca bailar con la más fea?
—No, yo estoy acostumbrado a ocupar puestos de lucha. Digo siempre que es más fácil hacer una campaña que sacar un aumento de sueldo (risas). Y en realidad, hablando con la gente vamos recibiendo mucha satisfacción. Porque se trata, primero, de sacarlos de la confusión que existe en cuanto a la candidatura, porque los medios de la ciudad de Buenos Aires intentan dirimir las elecciones en Santa Fe como una cuestión presidencial, y en realidad a nosotros nos quitan el eje de discusión que debemos tener los santafesinos, que vamos a elegir senadores y diputados nacionales. Y este sentido, lo que nosotros decimos es que estamos debatiendo dos proyectos totalmente distintos.


—¿Cuáles serían?
—Por un lado, el que expresan Reutemann y Giustiniani, que casualmente han votado casi el 50 % de las leyes de la misma manera. Hace diez años que están ocupando sus bancas en el Congreso y, en realidad, si uno se pone a ver, no encuentra ninguna ley que hayan favorecido a los santafesinos en este período. La preocupación es que se vuelven a postular quienes no tuvieron ningún problema en darle los superpoderes a Cavallo durante la gestión de la Alianza, lo que nos llevó a uno de los mayores endeudamientos externos con el megacanje, que terminó con el corralito, con las 14 cuasimonedas, el fin del proceso neoliberal con la crisis de 2001. Y para nosotros, una de las principales deudas que tiene Giustiniani con los santafesinos es cuando votó la ley Banelco, la de flexibilización laboral, que tiró por la borda más de 50 años de legislación de derechos sociales.


—¿Lo mismo corre para Reutemann, que es de su mismo partido?
—El es quien ha gestionado en Santa Fe todo el proceso de Menem y Cavallo. Hoy escuchamos que están en defensa de la producción santafesina. Pero en realidad, el cierre de los ferrocarriles en la provincia, la pérdida de fábricas y puestos de trabajo, las leyes de emergencia económica, el descuento de los salarios de los trabajadores del Estado y los jubilados, la privatización del agua y el intento con la EPE, la transferencia de más de 4 mil millones de dólares al poder central que terminaron en manos de grupos financieros, fueron gestión de Carlos Alberto Reutemann.
Entonces, hoy tenemos la posibilidad de presentar una candidatura del mundo del trabajo y éso es lo que pretendemos consolidar: un proyecto de país donde el trabajo vuelva a ser el eje del desarrollo de nuestra sociedad, no solamente en términos de salario y condiciones laborales y sostenimiento del mercado interno, o mantener el nivel de actividad de las pymes, sino también para preservar un valor fundamental para el desarrollo humano.


—¿Y cómo se hace eso desde el Congreso?
—Reemplazando esta propuesta que tiene la Coalición Cívica de regresar al FMI, y de Reutemann-Schiaretti-Macri, según las recetas de la Fundación Mediterránea, de volver a privatizar, bajar retenciones, bajar impuestos y terminar en lo mismo, que es debilitar al Estado. Nosotros pretendemos fortalecer al Estado, para que se desarrolle una presencia en la economía que favorezca a los sectores más desprotegidos. Por eso celebramos que se hayan rescatado los fondos previsionales, que estaban en manos de los bancos y ahora están asegurados en el el Estado, para defender la producción y el empleo, que son la única base para sostener la previsión social.


—¿Cuáles son sus propuestas concretas?
—Queremos proteger el empleo, impulsar la producción y generar un proceso de crecimiento con justicia y equidad. Creemos que está en deuda el mandato constitucional de tener un Código Laboral y un Código de la Seguridad Social. Argentina tiene todos los demás códigos. Entonces, cuando un trabajador o un pequeño comerciante tiene algún problema económico, queda afuera del sistema, porque se informa al Banco Central, en el Veraz. Pero cuando un empresario manda a la quiebra una fábrica y deja en la calle a muchas familias, no tiene ningún tipo de castigo.
Hay que trabajar sobre el blanqueo laboral, impulsar la igualdad de oportunidades, combatir el trabajo infantil. En Argentina hay tres millones de chicos que no comen todos los días. Por eso estamos planteando un seguro, que pueda ser financiado con el impuesto a las Ganancias. Hoy los sectores más ricos pueden descargar hasta 5 mil pesos por hijo, creo que si reducimos eso podemos sacar muchos chicos de la calle y los podemos alimentar. Es imprescindible avanzar en la modificación de la ley de entidades financieras. Hoy vemos la gran cantidad de depósito de granos en la pampa húmeda, que es una especulación que está frenando el desarrollo. Son sumas millonarias encerradas en silos, que si fueran volcadas a la actividad económica tendrían un impacto muy fuerte. Entonces, hay que volver a las cooperativas, permitir que esos recursos que hoy terminan en el circuito financiero internacional, se vuelquen al crédito para el consumo o la compra de maquinarias.
Hay que sancionar una ley de coparticipación federal, que tiene que estar atada a una reforma tributaria.


—Bueno, ésa es una deuda del gobierno.
—Las tres deudas de este gobierno son la ley de Radiodifusión, la ley de Entidades Financieras y la ley de Coparticipación Federal. Y todavía hay que avanzar en otras, como la ley de Educación Superior. Pero también hace falta una ley de coparticipación terciaria para municipios y comunas, para que lo que proviene de la ley del cheque se distribuya en forma directa. Hay que abordar los acueductos, para compensar los problemas de sequía. Una ley de protección del suelo y de los recursos naturales: tiene que haber una intervención más fuerte del Estado para evitar el monocultivo. En el caso de nuestra provincia, la soja ha ocupado casi el 80 % del territorio, es necesario recuperar los cultivos tradicionales, el trigo y el maíz, tratar de compensar esta pérdida de territorio para que podamos seguir desarrollando la producción ganadera y lechera. Y en esto tiene que tener una fuerte presencia el Estado, tanto nacional como provincial.



Algunos piensan que la mayoría oficialista convirtió al Congreso en una escribanía.
—Yo como escribano soy muy malo. Por más que pertenezcamos a un determinado espacio político, tenemos que defender intereses muy concretos. La cuestión del trabajo en negro se la planteamos a la presidenta y suspendimos una marcha federal porque se creó una comisión para eso. De modo que no vamos a perder 30 años de historia por una banca.



/// EL DATO
Debate
—Usted plantea la existencia de proyectos ideológicos diferentes para esta elección. ¿Se está dando ese debate o es todo campaña sucia?
—Yo no creo que decirle a los santafesinos que Giustiniani votó la ley Banelco, o que Reutemann es autor ideológico de la privatización del Banco y la destrucción del aparato productivo de la provincia sea campaña sucia. Creo que lo que está faltando es el debate. Y no hablar, no debatir, es esconder las ideas. Y nuestra obligación, como militantes políticos de tantos años, es generar el debate. Tratar de que no nos impongan criterios desde los medios de Capital Federal y pensar como santafesinos qué vamos a votar el 28 de junio.



“Hay que revisar el presupuesto nacional, para coordinar la infraestructura que viene a la provincia. Se ha hecho mucho, pero es necesaria una visión que contemple la integridad del territorio”.
Claudio Leoni, candidato a senador del Frente para la Victoria.




PLATAFORMA

“Yo no veo intereses contrapuestos entre el gobierno nacional y la provincia de Santa Fe. Se hicieron más de 1.400 km de ruta, más de 250 mil santafesinos recuperaron el empleo, más de 200 mil personas dejaron la pobreza, 160 mil personas que estaban excluidas del sistema previsional pudieron jubilarse. Indudablemente, hubo diferencias en la política agropecuaria con Santa Fe. Ahora, nosotros vamos a defender a los sectores que no tienen voz.
“Nosotros vamos a defender la coparticipación, vamos a defender los intereses de los municipios, vamos a tratar de tener un código del trabajo para que no quede tan flexible toda la política laboral, vamos a defender a los que ponen la mano en la tierra y en la teta de la vaca y no al sector financiero. La discusión entre el gobierno y la Mesa de Enlace ha fracasado, hay que buscar políticas alternativas”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada